Asia  | 04/07/2017

BUTAN, Tierra del Dragón

Bután, ofrece la posibilidad de experimentar el encanto y la magia de uno de los países más enigmáticos del mundo, el último Shangrila, donde el reino medieval se une al mundo moderno, manteniendo su cultura distinta y sorprendente.

En Bután, la vida gira en torno a las prácticas cotidianas de la bondad, la compasión y la paz. Durante siglos se mantuvo al margen del resto del mundo, hasta que en 1974 hipnotizó a sus visitantes al abrirlas, y mostrar una naturaleza virgen, un paisaje asombroso, una magnífica arquitectura y una gente encantadora.

El país existía como un mosaico de pequeños feudos, siempre en guerra entre ellos, hasta que a principios del siglo XVII fue unificado por el lama tibetano y líder militar Shabdrung Ngawang Namgyal. En el siglo XX, el país cayó bajo la influencia del Imperio Británico, y después bajo la India, hasta que consiguió su independencia. Después de siglos de monarquía absoluta, celebraron sus primeras elecciones democráticas en marzo del 2008, y actualmente es miembro de Naciones Unidas.

También conocido como la Tierra del Dragón se sigue considerando como uno de los últimos Shangrilas en la región del Himalaya, debido a su lejanía, su terreno montañoso espectacular, su variada flora y fauna y sus antiguos monasterios budistas. Un destino que hasta hoy día ha conseguido escapar a la globalización turística.

     
     

Newsletter

El Elefante de SUDAFRICA

Agosto 2017

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

+ Ver newsletters anteriores

Más noticias

volver